57 3052944596 info@cerebration.com.co

Acompañar el aprendizaje y ser testigos del desarrollo de niñ@s y jóvenes es uno de los regalos más grandes que tenemos como madres o padres, lo es también para algunos cuidadores y es parte del día a día de profesores y formadores. Cuando nos convertimos en madres o padres, uno de los temas más sensibles es el desempeño escolar, a veces, incluso, existen expectativas de ese acompañante, sea padre, madre, cuidador@, familiar o profesor@, que se derivan de sus propias frustraciones internas, o de sus propios anhelos, sin embargo conectar esto con la realidad del niñ@ o joven, que es un ser humano con sus propios sueños e intereses, puede llegar a ser uno de los mayores desafíos para el adulto. 

Cuando se presentan dificultades en el desemepeño escolar, comienzan las complicaciones en la relación, por un lado las expectativas y las propias frustraciones de las madres y padres para tratar de llenar “expectativas fantasma”, basadas en comparaciones en el entorno, como primos, compañeros de colegio, hij@s de amig@s, entre muchos otros. Por otro lado está el ritmo de aprendizaje del niñ@, sus intereses, sus propias necesidades y sus emociones.

Este es un tema demasiado denso y amplio, sin embargo, como madre he atravesado por este mar revuelto varias veces y hoy quiero compartirte algunas de mis conclusiones; me ha costado llegar a ellas tanto que para mí son tesoros que te quiero compartir, he invertido años de dedicación, esfuerzo y hasta lágrimas tanto de frustración como de alegría.

En este artículo encontrarás 10 herramientas de impacto para puedas apoyar a tus hij@s cuando estén teniendo dificultades escolares, son totalmente posibles de hacer desde casa y te sirven para toda la vida.

Apoyar a los niños cuando están teniendo dificultades en su desempeño escolar o en general en su desarrollo, es una experiencia propia del adulto, el cual debe prepararse personalmente para una tarea que se compara y tiene mucho que ver con los mentores o los líderes, cuya principal función es inspirar, entregar herramientas, animar y acompañar con esa voz amiga que ayuda a que lleguen más lejos de lo que lo harían si fueran sin su apoyo y comprensión.

  1. Hacer el concepto sensible a los sentidos: Esto lo podemos lograr con la aplicación en la vida real, cuando un concepto se dificulta, este puede ser abordado concretándolo en la realidad. Por ejemplo en matemáticas, en el caso de los fraccionarios, si está teniendo dificultades en el tema, puede buscar desarrollar la aplicación de este concepto en lo cotidiano, vamos a ver la aplicación haciendo una receta, en la que los ingredientes estén presentados en fracciones: ½ taza de harina + 6/8 de taza de leche + ¼ de cucharada de polvo de hornear + ⅓ de cucharada de limón, + ½ cucharada de esencia de vainilla + 2/2 de huevo = 5  porciones de pancakes. Desde allí, desde lo real, desde lo que se puede ver, pero además tocar, oler, gustar, transformar, cocinar, que en este caso son los ingredientes e integrando una conversación en medio (escucha), el concepto se puede concretar y pasar de lo conceptual a lo práctico ¡con los cinco sentidos!
  2. Conocer los objetivos de aprendizaje: En edad escolar, los niñxs y jóvenes tienen definidos unos objetivos de aprendizaje por asignatura. Es importante para el adulto acompañante, como el padre, madre o cuidador y obviamente el profesor, que conozcan a qué debe llegar el aprendiz, entender en dónde está la meta, identificar cuál es el blanco para poder comenzar a apuntar a él. Cuando se trata de un interés del niñ@ o joven, en el cual se quiere formar por su propio interés pero está experimentando problemas para avanzar, entonces es él mismo quien debe establecer la meta, sirve mucho visualizarse en la meta. Ejemplo: Conocer los principios básicos de la fotografía para poder tomar fotos más profesionales para mis redes sociales.
  3. Identificar el estado actual: Siempre es importante tener un punto de partida, un comienzo, y “diagnóstico” inicial, para poder empezar a apoyar, como un deportista, por ejemplo un atleta, se mide su tiempo y tiene claro en dónde está su inicio, luego de esto sí podrá “contabilizar y evaluar” su progreso.
  4. Ritmo de aprendizaje: Es importante identificar el ritmo y características de aprendizaje; esto puede ser lo más desafiante, porque entra a jugar la mayor habilidad que tiene un líder o mentor, y es la capacidad de observación; es muy común ver a profesor@s en un salón de clases caminando con las manos puestas atrás, eso tiene una razón: ponen sus manos atrás para evitar tomar el lápiz del niño y hacer el trabajo ellxs mismxs, es muy difícil permitir hacer cuando “sabemos hacer”, es necesario tener claro que nuestro rol es de apoyo y no de aprendiz, el secreto está en dejarlo hacer, y observando cómo lo hace para entender sus propios ritmos, habilidades, fortalezas, y así estar en capacidad de apoyarlo identificando y utilizando estas conclusiones a su favor. Es difícil ejemplificar esto, pues cada ser humano es único, se trata de poder verlo en sus momentos de aprendizaje y poder identificar cómo le es fácil aprender y entonces integrar esos “métodos” que utiliza para aprender pero aplicados en el área que está aprendiendo. 

Por ejemplo tocando un instrumento, si vemos que el niño, niña o jóven aprende bien cuando está en movimiento, cuando está al aire libre, se le ve tranquilx cuando está cerca del agua, entonces podemos integrar movimiento + instrumento, salir de los usual en favor del aprendiz, proponer tocar el instrumento al aire libre, caminando, incluso bailando, saliéndose de sus acciones “normales”. Esto puede conducir no sólo a mejorar sino a resultados extraordinarios. hay un caso real de este ejemplo, es la hoy famosa Lindsey Stirling.

5. Coleccionar los logros: Sólo se puede analizar lo que se conoce, es decir, es necesario idear alguna forma de recopilar logros, son los pasos en la montaña que al final tiene una bandera con la meta identificada, como lo que nombramos del deportista, tiene un inicio, una meta, pero coleccionar cada logro le lleva a automotivarse, al auto conocimiento, a ajustar sus rutinas de acuerdo a su meta y saber cómo resulta cada acción que ejecuta.

6. Cuidar el hilo conductor: Esto es definitivo, el aprendizaje normalmente lleva un hilo en su forma natural, los seres humanos no nacemos corriendo, lo hacemos a los dos años, o menos, comenzando desde la vida intrauterina, moviendo las piernas, luego nacemos, reconocemos nuestro espacio, pataleamos, nos volteamos, nos sentamos, gateamos, nos ponemos en cuatro, nos levantamos, damos pasos, caminamos, superamos obstáculos, adquirimos velocidad y finalmente corremos. Así es el aprendizaje en todos los campos, y normalmente saltarse una etapa trae dificultades en etapas posteriores, por eso es necesario ver cuál es el hilo conductor y en caso de tener dificultades poder identificar en qué punto hay vacíos o necesidades de refuerzo para poder avanzar “a veces es necesario dar un paso atrás para poder tomar impulso en avanzar”.

7. Contar con herramientas de refuerzo y práctica: Muchas veces pensamos que entender un tema conceptualmente es aprenderlo, y esto está bastante alejado de la realidad, aprendemos lo que practicamos, lo que somos capaces de aplicar, con lo que somos capaces de crear, Por tanto, idear espacios en donde los conceptos aprendidos se puedan llevar a la práctica es definitivamente importante, así como tener espacios donde se puedan reforzar los conceptos.

Hoy en día,  el aprendizaje virtual presenta una real ventaja en este sentido, normalmente las clases quedan grabadas o incluso son un video pregrabado que el aprendiz puede ver una y otra vez, detener en el momento que no entendió, repetirlo hasta poder entenderlo, o detener en el momento de la duda para estar en capacidad de construir la pregunta que requiere resolver o le está impidiendo el avance, y practicar, practicar y practicar.

8. Probar otras alternativas a las usadas normalmente: Todos somos cerebralmente distintos, y a veces probar alternativas funciona bastante bien, esto se demuestra cuando hay dificultad en una materia y se cambia el docente, o el sitio de hacer la tarea, o la forma de evaluar. Recuerdo un niño que se asustaba con un papel lleno de preguntas frente a una prueba, el hecho de escribir en el papel le aterraba, entonces se le propuso otras formas, inicialmente se le pedía confirmar lo aprendido “evaluación” de forma oral, luego se le propuso escribir en una ventana con un vidrio muy grande, luego se le pintó una pared como un tablero y se le pidió hacerlo en la pared, luego en un papel grande pegado en la pared, finalmente si se traspasó a un papel, pero el proceso fue emocionante para el niño, desarrolló muchas habilidades, que insistiendo en un papel, con la posición “normal” de escritorio le generaba una tensión y era casi imposible, pero al ofrecer otras alternativas poco a poco lo logró.

9. Conectar con los intereses propios: En mis asesorías personales muchas madres o cuidadores me dicen que se les dificulta conectar lo que le gusta al niñ@ o jóven, con la parte académica. La realidad es que aprendemos más y mejor cuando estamos motivados, nuestro cerebro segrega un neurotransmisor químico llamado dopamina que favorece todo el proceso de aprendizaje cuando nos gusta lo que hacemos, así que conectar conceptos con los gustos personales es no sólo posible sino la mejor estrategia para apoyar el aprendizaje.

A los niños les gusta jugar, estar en movimiento, curiosear, ver cosas nuevas, y todos tienen sus preferencias. Búscalas, saltan a la vista, y valerte de ellas para conectarlas con los conceptos en dificultad, es una gran alternativa, teniendo cuidado de hacerlo de una forma positiva y respetuosa.  Por ejemplo una niña que tenga dificultades para leer y a la vez le encanta cantar: ¿que tal si le propones karaoke?  ¡Si se puede conectar!

10. Respeto y conexión: Finalmente y lo que considero más importante, es apoyar desde el respeto y la conexión de un ser humano a otro ser humano, sabiendo que no porque tenga menos edad o esté a nuestro cuidado tenemos derecho a irrespetar, gritarle, castigarlo, subestimar, o que le tiene que gustar e interesar lo mismo que al adulto que le cuida o entenderlo de la forma que el adulto lo presenta. Alguna vez escuché una conversación en la que se decían entre dos padres que un hij@ es un libro en blanco sobre el que se puede escribir a nuestro antojo: qué gran tristeza sentí por ese niñ@, estoy en total desacuerdo con esa afirmación. Los niñ@s y jóvenes tienen sus propios gustos, intereses, en fin, su propio ser, es otro ser humano, que está creciendo y tú eres esa mano amiga que influye de forma definitiva su desarrollo, mi propuesta es que aproveches el tiempo que le puedes acompañar para inspirarle y apoyarle, al fin y al cabo,  como dice Juanes, la vida es… un ratico, así que considero que la mejor decisión es asumir el acompañamiento de un aprendiz no como un evaluador o transmisor de conceptos, sino como lo que podemos llegar a ser: maestros.

Finalmente, como ya lo he comentado, la práctica es la que hace al maestro, así que aplicar el conocimiento, equivocarse y volverlo a intentar es la mejor y real forma de aprender, así como el bebé que un día sale corriendo. Sin embargo, esto es un desafío muy grande para el sistema educativo, por fortuna ya existen plataformas que utilizan inteligencia artificial para encontrar los ritmos de aprendizaje, los puntos de dificultad, proveen posibilidad de contar con herramientas de práctica y de refuerzo, registran el progreso, modulan la práctica diaria, presentan diferentes alternativas que emocionan en el aprendizaje y proveen los resultados alternativos a los sistemas “tradicionales”. A mi me encanta estar siempre buscando, implementando, probando nuevas formas de aprender, en el caso de las matemáticas mi preferido es Smartick, ya llevamos 4 años con mis hij@s, y como madre me provee varias de estas herramientas con la ventaja de la inteligencia artifical, puedo entrar y verificar el progreso en varios temas matemáticos, geométricos, lógica e incluso de coding, y en lectura. Es un aliado fundamental, como acompañante de mis hijos me siento realmente apoyada, cuando tenemos una duda nos ayudan con un equipo pedagógico muy fuerte y  ágil además de amables, claros  y totalmente profesionales. Cerebration tiene una alianza con ellos, puedes dar click y disfrutar de un beneficio único para lectores Cerebration.

 Escrito por – Andrea Mora

 

Me encantará saber qué otras conclusiones puedes compartirme para apoyar a tus hijos cuando están teniendo dificultades, qué te ha funcionado a tí, y cómo enfrentas esos momentos de crisis cuando no todo es “color de rosa”. Me encanta leerte, por aquí siempre serás bienvenido, sigue visitandonos, visita  nuestros talleres, pronto tendremos más sorpresas en Cerebration.