57 3052944596 info@cerebration.com.co

Es muy importante recargar al cerebro de dopamina, al respecto está comprobado que desconectar del trabajo o espacios académicos para conectar con espacios novedosos, especialmente cuando están rodeados de naturaleza, libertad y diversión, definitivamente es saludable para nuestro cerebro y el de nuestros hijxs, es importante tomarlas y disfrutarlas.

Sin embargo, retornar después de esos períodos de descanso suele ser un desafío, tanto en adultos como en jóvenes y niños. En este artículo te compartiré 7 tips para ayudar a tus hijxs a que ese regreso sea más satisfactorio y tranquilo. Estos tips también aplican para jóvenes y adultos. 

Normalizar la hora de ir a la cama unos días antes: El primer tip que les comparto es organizar nuevamente el horario de sueño, que a veces se cambia demasiado en vacaciones, aunque lo ideal sería no alterarlo. ¿Cómo? Si los niños necesitan levantarse a las 5:00 a.m. entonces deberían estar dormidos a las 7 o máximo 8 p.m. y los adultos máximo 9:00 p.m. Un descanso reparador es el primer ingrediente para un día fantástico. El reloj biológico es un tema muy importante para el aprendizaje, lo explicamos más profundamente en nuestros talleres.

Cerebration - Agradecer

Agradece por el periodo de descanso: Cómo lo compartimos en nuestros talleres de gestión del tiempo, el cerebro piensa en positivo, y cuando agradecemos, se activan en él mecanismos relacionados con la solución de problemas, la creatividad y la empatía. Es una buena idea dar gracias por ese período de vacaciones con los hijxs, escucharles y hacer un breve recuento de las situaciones especiales que se vivieron en ese período. Esto además ayuda a los niñxs, jóvenes y adultos a cerrar un ciclo de una forma positiva y asimilar que comenzará uno nuevo, que igualmente traerá experiencias, situaciones especiales y divertidas también.

Escribe una lista de chequeo para “el retorno” y ejecútala: Te darás cuenta que retomar te implica alistar varios temas como madre o padre. Maria Montessori decía que “lo que hacemos con la mano lo recuerda nuestro cerebro”, así que mi consejo es que escribas una lista para que no te tome nada por sorpresa. Escribiendo, notarás que retomar implica encajar nuevamente en varias rutinas, para las cuales necesitas prepararte. Una vez tengas tu lista ya te puedes poner manos a la obra, consecuentemente tus hijxs, gracias a las neuronas espejo, percibirán e imitarán tus comportamientos, así que ellos también comenzarán a prepararse. Recomiendo con ahínco prepararse mínimo un par de días antes, para que el afán no impacte negativamente el retorno venidero. 

Dar razones al cerebro ¿por qué retomamos? Toda emoción viene precedida de un pensamiento, y ese pensamiento de un argumento, el cual es elegido por cada uno de nosotros en el ejercicio de nuestra libertad. Dicho de otro modo, cada quien elige si regresar “es divertido” o “es aburrido”, entre muchas otras opciones. Podemos apoyar a nuestrxs hijxs siendo ejemplos y nombrando porqué es emocionante y positivo retomar a nuestro trabajo, ayudarles a ellos a darle a su cerebro un argumento por el que también es emocionante regresar a su período académico, de aprendizaje y a sus cursos regulares.  

Tómate un “descanso en blanco” (hacer nada): El día anterior al retorno es importante y nuestro cerebro está sensible, por eso recomiendo comenzar a prepararse al menos un par de días antes, para que en ese día anterior tengas un verdadero descanso. Relajarse y permitirse, como lo llamamos en Cerebration, “un descanso en blanco”, que significa básicamente “hacer nada”. En este tipo de descanso es necesario hacer conciencia en nuestro cuerpo y nuestra mente, que estamos cerrando un ciclo con agradecimiento y expectativas positivas para lo nuevo que está por venir. 

Dejar listo lo necesario desde el día anterior: Como los nombramos en nuestros talleres, “el día comienza la noche anterior”. Retomar implica un sinnúmero de emociones que se mezclan entre sí, colaborar con nuestros hijxs para que el día anterior esté “todo listo” para el retorno es una buena idea para gestionar esas emociones en medio, estas prácticas materializan el concepto de proveerles un entorno favorable para la gestión de sus emociones. Lo explico con un ejemplo: si los niños están emocionados por regresar, y todos sus útiles, están listos desde el día anterior, esto les ayudará a gestionar sus emociones y a sentirse preparados para el nuevo comienzo, además de aportar elementos positivos para su autoestima y empoderamiento.

Escuchar: Cuando cerramos un ciclo, a veces queremos hablar de ello, es parte de la inteligencia emocional. Conocer, nombrar y hablar de nuestras emociones y sentimientos, es una buena idea. La recomendación es dedicar un espacio de tiempo, uno o dos días antes, para escuchar a los niñxs y jóvenes, sin que sea un interrogatorio sino más bien una conversación genuina y espontánea, en la que se dé prioridad a la escucha y la empatía.    

En mi caso, utilizo un método online de aprendizaje que permite a mis hijxs practicar unos pocos minutos durante todos los días, matemáticas y lectura, incluso en vacaciones, se llama Smartick. Nos encanta, pues logramos que no olviden lo aprendido, por tanto, el regreso al ejercicio académico se hace mucho más rápido y retomar es realmente más fácil ya que han mantenido su nivel incluso durante las vacaciones. Lo recomiendo, tienen una prueba gratuita que es una buena forma de conocerles.

Los períodos de vacaciones quedan inscritos en memoria de largo plazo, esto se debe a la exposición a nuevas experiencias rodeadas de libertad y tiempo libre para explorar. Aunque retomemos actividades, es importante no perder de vista que el cerebro necesita descanso, novedades y libertad, es también parte de todo proceso de aprendizaje.

Me encantará leerte en tus comentarios, y ¡buen retorno para todxs! 

Escrito por – Andrea Mora