57 3052944596 info@cerebration.com.co

Los roles de una mujer son variados, y desafiantes, sin embargo uno de los desafíos más grandes, sin lugar a dudas, es cuando nos convertimos en madres, no sólamente nuestro ser cambia, cambia el universo, un nuevo ser está habitando, contando con un ser que será definitivo en su vida: su madre, esa madre que además es mujer, puede que sea hija, hermana, esposa, que tiene un oficio, una profesión, un trabajo, en fín.

Esa madre, que nunca será la misma, enfrenta desde ese momento una serie de desafíos que no sólo la hacen diferente, sino que la hacen inevitablemente crecer, personal y profesionalmente, hay quienes aseguran que tener un hijo es comparable a cursar un MBA, debido a la similitud en las habilidades gerenciales que desarrolla una mujer que se convierte en madre, no en teoría (como en un MBA), sino en la práctica real, 24 horas al día, 365 días al año, por alrededor de 50 a 60 años, en medio de la incertidumbre, con resultados que no impactan un negocio, sino el universo, formando un ser humano: su(s) hij@(s), a quienes acompañamos para que poco a poco vayan abriendo sus alas y vuelen, mucho más lejos de lo nosotras queramos imaginar.

Esa mujer que se convierte en madre, no sólo tiene más responsabilidades, sino que por ley natural desarrolla habilidades que la hacen un ser mucho más integral, no sólo como madre, sino en sus diferentes roles. En Cerebration, hemos desarrollado una serie de artículos, que expondrán algunas de esas habilidades, que reconocen en esa sabiduría y experiencia en mujeres que no hablan con teorías, sino desde el corazón, desde el ser madres. 

En esta oportunidad expondré una de ellas que es la capacidad de trabajo en equipo, especialmente cuando se tiene más de un hijo, y es que cuando ya no hay un “soy”, sino un “somos”, es el comienzo de la riqueza, pues hay más puntos de vista, más colaboración, más que organizar y muchos más resultados que obtener y disfrutar. 

Este equipo recibe un liderazgo, y son los principios y valores de este equipo los que lo diferencian de otros equipos, estos principios y valores son inculcados normalmente por la madre, con la primera e inequívoca herramienta de los líderes: el ejemplo de vida. La mujer, una vez se hace madre, normalmente asume el definitivo rol de organizar.

t¿Qué es organizar?

Organizar es la forma como se dispone un sistema para lograr los resultados deseados. Un equipo es un sistema, si vamos a la  definición etimológica de organizar, llegamos a que en definitiva es “hacer que funcione”, y esa es la riqueza de una madre, es maestra, es mentora, es líder, porque su objetivo es claro: hacer que funcione. 

Es por eso que una madre, que se desempeña en otros roles, es definitivamente más organizada, ha desarrollado en sí misma habilidades que le permiten “hacer que funcione”, y esto lo extiende en los otros entornos de su vida. 

Y no se trata de “hacer todo”, sino de permitir la participación y proporcionar las herramientas necesarias para participar, porque lo más desafiante no es hacer un equipo, sino participar en un equipo y que funcione, que cada miembro se sienta orgulloso de su función, se sienta capaz y sienta que su participación aporta definitivamente a lograr lo planeado. Por ejemplo, una situación cotidiana en familia: el momento de la cena, alguien pone los platos y cubiertos, otro pone la cena en la mesa, otro pone los vasos, cuando terminan alguno recoge la cena, cada uno su plato, otro barre, otro limpia la mesa, y así se forma un equipo, cada miembro se sentirá capaz no sólo de poner la mesa, o los cubiertos, sino de participar en cualquier equipo, entender su rol, sus funciones, la importancia de su participación e inevitablemente será una persona segura y empoderada. 

Te invito a que reconozcas las habilidades de las mujeres en tu equipo de trabajo que son madres, y si eres madre, ten en cuenta tu inmensa valía, tu experiencia y sabiduría, que sólo lo da uno de los milagros más grandes que un ser puede experimentar: ser madre.

Me encantará leer qué habilidad(es) gerenciales has desarrollado siendo madre. Pronto te compartiré más reflexiones de estas habilidades.

Escrito por Andrea Mora