57 3052944596 info@cerebration.com.co

A la hora de acompañar el aprendizaje, es importante tener en cuenta lo que decimos y cómo lo decimos, puesto que esa voz acompañará a ese ser humano que estamos acompañando por el resto de su vida. Ya seamos padres, madres, familiares, educadores y en general los formadores, tenemos una alta responsabilidad, pues influimos definitivamente en la creación de esa voz interna.

 

Estudios demuestran que cuando se acompaña a una persona en el aprendizaje con refuerzo positivo, esa persona es capaz de alcanzar más y mejores logros que cuando se le acompaña con un diálogo pesimista, de crítica destructiva o incluso agresivo. Esas palabras importan definitivamente en la obtención de resultados, por supuesto durante niños, y a lo largo de toda la vida.

 

Por eso, te invito a que evalúes tu forma de ayudar, ya seas madre, líder de equipo o formador, y reflexionar sobre tu propio diálogo interno, es normal el temor al error que se vence con intentándolo una y otra vez, pero hablarnos mal internamente o agredirnos no está bien, y es algo que podemos traer a nuestro consciente y mejorar, es un ejercicio interno sumamente retante, para ello te doy estas pautas:

 

  1. Reconoce tus temores: El 95% de los temores que tenemos, nunca llegan a hacerse realidad, sin embargo, reconocerlos es el primer paso para superarlos.
  2. Da espacio al error: No importa equivocarse, lo importante es intentarlo, pues es el error es parte del aprendizaje y jamás podrás eliminarlo, lo que puedes es aprender de él.
  3. Rodéate de gente amable: Tú, de primeras, es importante evaluar esa voz que te acompaña, ¿es amable contigo? ¿te motiva? ¿te anima a seguir adelante?.
  4. Usa palabras mágicas: Existen, y realmente funcionan, ¡vamos, tú puedes! Sigue adelante, ¡lo vas a lograr! ¡Ya estás cerca, no te detengas! ¡Ya comenzaste, puedes hacerlo! Sigue así, ¡lo lograrás! Te lo dije, ¡eres un campeón o campeona!
  5. Evalúa tu diálogo interno: Sé tu mismo tu mejor amigo, haz consciente este diálogo que se formó en tus primeros años de vida, de lo que decían los maestros o padres a la hora de aprender, y quédate sólo con lo positivo.
  6. Diferencia entre los positivo y lo negativo: El cerebro piensa en positivo, así que piensa y hablate o háblale a tu hijo de esa forma. Un ejemplo: Cuando dices a tu hijo o hija “no seas desordenado”  reemplázalo por “organizar tu espacio antes de comenzar es una costumbre de súper héroes”, ¿sabes hacerlo? ¡Te puedo acompañar!. Que diferencia, ¿no? O a tí mismo, alguna vez te has dicho “soy un idiota”, reemplázalo, “todos los días aprendo algo”. 

 

En nuestra familia, es fundamental encontrar este diálogo positivo y respetuoso en los procesos de aprendizaje de nuestro hijos, a la hora de evaluar un curso o aprendizaje pago, este factor es definitivo para nosotros, por ejemplo Smartick, la plataforma con la que aprenden matemáticas, tiene integrado en su plataforma un lenguaje de refuerzo positivo, que influye definitivamente en sus logros, utiliza frases que me encantan: Llevas 20 aciertos seguidos! Estás imparable, llevas 50 aciertos seguidos! Waw, estos ejercicios son de nivel top!. Es tan importante para los niños, que cuando aparece la voz, ellos repiten la afirmación con el mismo tono, y en el día a día se sienten excelentes en matemáticas, implementa también el logro de un diploma, por el que trabajan a diario y logran poco a poco, también premia cuando corrigen, entre otras muchas formas de reforzar positivamente el esfuerzo, a viva voz, eso nos gusta mucho.

 

También a la hora de contratar un profesor o un curso, presto atención al formador, a su lenguaje, a su mirada, a su forma de dirigirse al enseñar, este es un factor fundamental, puesto que en los primeros años, se está creando esa voz, ese diálogo interno, que luego jugará a nuestro favor o en contra en nuestra adultez y definirá la forma en que también nosotros acompañamos a nuestros hijos o equipo de trabajo. Es importante también enseñar al niño o niña a escuchar lo que les dicen, y si es una voz negativa, a que él o ella misma la identifiquen, la reconozcan, y la aclare internamente, pues como dice el Dr. Viktor Frankl en su libro El hombre en busca de sentido:  «Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas —la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias— para decidir su propio camino». Es posible filtrar y sólo quedarnos con lo positivo, con lo que aporta valor, con lo que empodera y supera a la raza humana, lo demás, sólo déjalo correr.

 

Identifica esa voz que te acompaña, y hazla tu aliada, eres un campeón o campeona desde que fuiste concebido, rodéate de voces que lo reconozcan y te lleven a seguir ganando, disfrutando, viviendo, aprendiendo y acompañando a los que más quieres o están a tu cargo con el mismo amor con el que quieres ser acompañado.

-Escrito por: Andrea Mora