57 3052944596 info@cerebration.com.co

Mami, me dejas?

Si eres madre, o padre, seguramente te has encontrado con esta petición de tu(s) hij@(s), mami, ¿me dejas? o papi, ¿me dejas?, también dicen “yo quiero hacerlo”, déjame a mi sol@”, hoy quiero hablarte de la importancia y el trasfondo de esta petición.

Te está diciendo más, te está diciendo, mami, confía en mí, empodérame, dame la oportunidad, mira que he crecido, mira que puedo, y el niño o niña lo hace porque es verdad que está pasando todo eso, ya lo sabía María Montessori, empoderar a los niños, crea adultos seguros. Te recomiendo esa película: Una vida dedicada a los niños.Hoy quiero compartirte varias cosas acerca del cerebro, detrás de esta petición.

Aprende por la experiencia: Hay una diferencia entre ver y hacer, cuando vemos, nos imaginamos, y ciertamente es una forma de acercarse al conocimiento, sin embargo, la experiencia es el medio más efectivo de aprendizaje. Por ejemplo, cuando ves videos de recetas en YouTube, la diferencia es abismal cuando lo ves que cuando lo haces, igualmente en los deportes, es muy diferente estar fuera del partido indicando a los jugadores lo que podrían o deberían hacer, que estar dentro y jugarlo. El cerebro aprende cuando experimenta, es lo que Barbara Okley, una científica de nuestra época, denomina aprendizaje activo.

Conecta varias zonas: El cerebro conecta varias zonas cuando se enfrenta a una experiencia, por ejemplo, cuando escribimos, también cuando bailamos, jugamos, en general cuando estamos usando nuestros sentidos, ahí es cuando aprendemos.

Crea nuevas conexiones: Barbara Okley afirma que, al aprender una habilidad, el cerebro crea nuevas conexiones que sirven no sólo para esa habilidad puntual que se está aprendiendo, sino para otras, por ejemplo, nombra como a ella aprender otro idioma le facilitó luego las matemáticas.

Incluye el error: Cuando lo intentamos, entonces tenemos la gran oportunidad de errar, que es parte del aprendizaje, si bien no lo hicimos bien, ya sabemos cómo no hacerlo, y eso es caminar hacia el acierto, hay que vencer el temor al error, y la única forma es permitiéndonos errar.

Memoria a largo plazo: Cuando dormimos, el cerebro selecciona qué deja en la memoria y qué desecha, la experiencia y la interpretación son definitivas por cada ser humano, es sencillo, entre más experiencias, más aprendizaje.

Avanza: Cuando el cerebro tiene una experiencia, y logra un resultado, no sólo festeja con el logro y la dopamina que esto le genera con su sensación de bienestar, sino que avanza, quiere más. Pruébalo tú mism@, por ejemplo, si tu hij@ quiere preparar el huevo del desayuno, acompáñalo y permítelo, verás como luego querrá hacer la bebida, luego el panqueque, luego servirlo, en un tiempo corto preparará todo el desayuno.

Mami, me dejas? Es una real petición que encierra una necesidad y una realidad: educamos para el largo plazo, y como madre, padre, educador o cuidador, tienes el poder de permitir, de dar la oportunidad. ¿Cómo vas a usar tu poder? porque lo importante en el día a día no es solamente cumplir con una agenda, sino que el dulce está en el proceso, y es donde disfrutamos. Así que ten en cuenta esto cuando la vuelvas a escuchar, y permítelo, da la oportunidad, verás como es@ niñ@ que puede, que tiene la oportunidad, que “l@ dejan”, será un@ adult@ segur@, capaz, empoderad@ y lleno de ganas, siempre irá por más y tendrá la capacidad de ayudar a otros.

Mami, me dejas? Es una real petición que encierra una necesidad y una realidad: educamos para el largo plazo, y como madre, padre, educador o cuidador, tienes el poder de permitir, de dar la oportunidad. ¿Cómo vas a usar tu poder? porque lo importante en el día a día no es solamente cumplir con una agenda, sino que el dulce está en el proceso, y es donde disfrutamos. Así que ten en cuenta esto cuando la vuelvas a escuchar, y permítelo, da la oportunidad, verás como es@ niñ@ que puede, que tiene la oportunidad, que “l@ dejan”, será un@ adult@ segur@, capaz, empoderad@ y lleno de ganas, siempre irá por más y tendrá la capacidad de ayudar a otros.

¿Cuándo comenzar a dejarlo? Pues tú tienes el tiempo, y tu hij@ lo marca cuando te lo pide, comienzan queriendo comer solos, luego cuando comienzan a caminar sienten que el mundo les pertenece, puedes dejarlo, hacer el proceso de dejar el pañal de forma natural, llevar el pañal a la basura, dejar la ropa sucia en el cesto, mojarse con la lluvia, pisar los charcos, tocar un animal, poco a poco van creciendo, luego quieren abrir y cerrar la puerta con llaves, quieren ir por el pan, unos pocos “luegos” y ya no los tienes que dejar, ellos solos volarán, pero tú habrás estado a su lado para enseñarles, orientarles y dejarles volar.

¿Nos quejamos que nuestros hijos no nos ayudan?

También nos pasa que nos quejamos que nuestros hijos no nos ayudan, “que no les gusta hacer nada”, podemos detenernos y pensar, no les gusta o no saben? ¿Les hemos permitido? Dejar también involucra acompañar, observar, disponer un ambiente, hacernos a un lado para dejar al niñ@ ser protagonista, para ver con paciencia sus errores.

Existe un enemigo para permitir a los hijos hacer, es el afán, el “cumplir” un horario, un logro, una exigencia social, sin embargo si tienes la mirada en el largo plazo, puedes enfrentar el afán, no educamos para que los hijos “cumplan” una agenda, educamos a largo plazo, ese niño será un adulto, que necesita haber experimentado, haber ensayado, haber aprendido, aprovecha que te tiene y que te dice: Mami, me dejas? Acompáñalo, de hecho, conozco una plataforma pensada para que ellos estudien completamente solos, aquí les dejo el link. 

Educamos y acompañamos para el largo plazo, y es verdad que somos madres y padres para toda la vida, sin embargo, también es verdad que las etapas se acaban, mucho más rápido de lo que podemos imaginar. 

Coméntame aquí abajo qué opinas, qué has vivido cuando tus hij@s te dicen ¿me dejas?, ¿qué te piden que les permitas? Me encantará conocer tus experiencias.