57 3052944596 info@cerebration.com.co

 

Como madres y padres nos ocupamos de las necesidades de nuestros hijos, desde las básicas como alimentarlos, vestirlos, educarlos, que tengan una buena salud, hasta acompañarlos a vivir sus sueños, a enfrentar sus frustraciones o problemas en los diferentes ambientes en lo que ellos conviven. Sin embargo nos preguntamos, y qué quieren ellos?

 

Luego de estos años de ser mamá, de haber disfrutado tantos momentos con mis hijos, he llegado a una conclusión que quiero compartirte: Lo que tu hijo o hija quiere de tí, desea con toda el alma y busca sin parar es sólo una cosa: Tu mirada.

 

Disfruto mucho descubrirlo cada día, los niños hacen una tarea y me dicen: mami, mira!. Hacen algo en su deporte y me dicen: Mami, mira esto que se hacer! Descubren algo en la naturaleza y me dicen: mami! mira esto! Todo el día estoy escuchando una frase que se repite y parece no detenerse: ¡mami, mira! Yo la traduzco en mi corazón, y en realidad dicen: mami, estoy creciendo! mamí, me gusta esto!, mami, no entiendo esto, mami, quiero mas de esto, mamí, me muero de ganas por esto, mami, tengo miedo, mami, quiero estar más tiempo aquí, mami, acompañame, mami, ayúdame, mami, déjame hacer esto, en fin… Todo eso y mucho más lo dicen los niños con una sola frase: Mami, mira!

 

Me gustaría compartirte lo que hago para poder mirar, pues a veces la capacidad de mirada de la madre es distraída en el día a día:

1. Date un tiempo: Estar con tu hijo es un momento precioso, que debo decirlo: se acabará. Depende su edad, hay momentos que logras estar con él, encuéntralo e identifícalo, por ejemplo cuando regresas con él del colegio, o cuando lo llevas, o cuando comparten alguna actividad juntos, y sé consciente de ese tiempo, normalmente es corto, lo importante es que te des ese tiempo.

2. Estar presente: Podemos tener ese tiempo, pero no estar presente, me explico, podemos estar llevándolo al colegio, pero al tiempo hablando por celular, o pensando en lo que tienes que hacer luego de llevarlo al colegio, así que defiende ese tiempo estando ahí en cuerpo y mente, y dedícalo a disfrutar de esa compañía y de ese momento a plenitud.

3. Detén los distractores: Es posible que ese tiempo quiera ser invadido, por un video super tierno en redes sociales, o por una llamada que puede esperar, en fin… puedes elegir detenerlos y enviarlos a la zona de espera.

4. Empatiza: Cuando tu hijo te dice mami, o papi, mira! Debes traducir esa frase, la empatía es la participación afectiva de una persona en una realidad ajena a ella, generalmente en los sentimientos de otra persona. Así que puedes pensar, ¿que en realidad me quiere decir? Puede ser que sabe hacer algo muy bien o que necesita tu ayuda, que le gusta algo, que tiene miedo, que necesita tu explicación, que está cambiando, que descubrió algo propio, etc. 

 

Tu mirada es el tesoro que tu hijo busca, y mediante la cual, en los primeros años, él se encuentra con él mismo, y la frase Mami, mira! o Papí, mira!, es la llave que la vida te da para conocer a tu hijo o hija, aprovéchala y descúbre todo lo que hay detrás de ella, estoy segura que te sorprenderás!

 -Escrito por: Andrea Mora

Comentame que te muestra tu hijo o hija cuando te dice mami, mira! o papi, mira! Me encantará leerte!