57 3052944596 info@cerebration.com.co

La importancia de dormir para el cerebro durante la infancia y adolescencia

Es claro que como padres nos ocupamos de desarrollar el mayor potencial de nuestros hijos e hijas, por tanto, en el día a día nos ocupamos en ayudarles para que desarrollen habilidades cognitivas, motrices, emocionales y sociales, además de proveerles un entorno amigable y limpio junto con una alimentación saludable. Es verdad que todo esto colabora conjuntamente para educar seres integrales y felices. Sin embargo, a veces se nos olvida un tema definitivamente importante para el cerebro y su funcionamiento: el sueño.

En otro artículo te compartí la importancia del desayuno para el aprendizaje, en este artículo te quiero compartir la importancia del descanso, en especial de las horas de sueño.

¿Por qué es importante dormir?

Aprendizaje: En el aprendizaje el período de sueño es definitivo, dado que el aprendizaje se da por fragmentos, es como que el aprendizaje se trata de formar un rompecabezas, lo formamos con varios “pedacitos” que se llaman fragmentos. El momento en que el cerebro une esos “pedacitos” es precisamente durante el tiempo en que dormimos, esta es la principal razón por la que el período de sueño es fundamental en el aprendizaje.

Equilibrio: Las horas de sueño cumplen la función de mantener un equilibrio entre las actividades que realizamos durante el día y el rendimiento con el cual desarrollamos esas actividades. Es claro que podemos dormir menos para tener más horas en el día, pero debes saber que estás sacrificando rendimiento.

Reparación física y mental: Cuando dormimos, nuestro cuerpo está trabajando arduamente en infinidad de tareas que no puede hacer cuando estamos despiertos, se ocupa de reparar el cuerpo, por eso es claro que cuando estamos enfermos o hemos tenido una raspadura de rodilla, por ejemplo, al dejar pasar la noche, al otro día nos sentimos mejor.

El cuerpo resuelve problemas: Durante el sueño, el cerebro se encarga de buscar soluciones a problemas que de modo consciente durante el día no lo logramos, incluso a veces se vale de los sueños, les invito a investigar la historia del Sr. Howe, inventor de la máquina de coser, quien recibió la solución al problema que tenía de atravesar la tela con el hilo, precisamente en un sueño.

Se secretan hormonas: Existe una hormona llamada somatropina que es responsable del desarrollo de tejidos, la cual se segrega durante el sueño, entre otras como la melatonina.

Crecimiento: Los niños crecen mientras duermen, y el horario también importa, no es lo mismo acostarse a las 12 de la noche y levantarse a las 8 a.m. que acostarse a las 9 p.m. y levantarse a las 5 am. Para los niños en edad de crecimiento es mejor que la hora de ir a dormir este máximo entre las 8 y 9 p.m.

Memoria: Cuando dormimos, nuestro cerebro decide qué va a memoria de largo plazo y qué va a borrar, por eso la importancia de permitirle al cerebro ejercer esta función definitiva.

Problemas por falta de horas de sueño 

Son muchos los problemas que genera la falta de sueño en un ser humano, y particularmente en la infancia y adolescencia, dentro de muchos otros afecta principalmente:

Campo Emocional:

Estado de Ánimo: Un niño o niña que duerme menos de las horas que necesita se reconoce por su estado de ánimo alterado. Se puede manifestar en diferentes formas como la depresión, irritabilidad o la hiperactividad, lo que a su vez genera problemas en los demás campos para el desarrollo integral.

Campo cognitivo:

Falta de concentración: La primera consecuencia de no dormir lo suficiente es reducir el tiempo de los períodos de concentración, lo que afecta directamente al aprendizaje. Lamentablemente estos niños y niñas que no duermen bien experimentan dificultades académicas.

Bajo rendimiento: Debido a la falta de sueño, se genera fatiga y no poder concentrarse incluso en las actividades en las que los niños y niñas se sienten motivados, consecuentemente el rendimiento también se ve directamente afectado. 

Memoria: La capacidad de retener información es afectada si una persona no descansa lo suficiente, en niños, niñas y adolescentes esto afecta su capacidad cognitiva debido a la importancia que tiene la memoria en el proceso de aprendizaje,.

Campo Físico:

Fatiga: El resultado de no dormir los suficiente es un niño o niña que “no quiere hacer nada”, con poca energía para desarrollar sus actividades y prefiere actividades en las que no tenga que crear, esforzarse o moverse, por eso hay “soluciones de escape” que empeoran el daño como son la televisión y los videos, dado que en estas actividades el cerebro actúa como receptor pasivo.

Sistema inmunológico: También vemos como consecuencia de la falta de sueño a niños y niñas enfermos, a los cuales los virus  atacan con mayor frecuencia y más gravemente, el sistema inmunológico se debilita debido a que el cuerpo no se alcanza a reparar y ejecutar un sinnúmero de funciones de limpieza y restauración durante el período de sueño, es como forzar un motor a trabajar sin las condiciones necesarias para hacerlo, sin limpiarse o sin aceite, por ejemplo.

Obesidad y desordenes alimenticios: Hay estudios que demuestran que personas con períodos de sueño insuficientes tienden a la obesidad y otras enfermedades de base relacionadas con los hábitos alimenticios.

Salud mental: Esta es la consecuencia más evidente que resulta de una persona que no puede dormir, es sabido por estudios que una persona que no duerme termina viendo alucinaciones y perdiendo la cordura, por cuanto es una función básica e irremplazable.

¿Cuánto  deberíamos dormir?

 

Edad Horas*
Bebés de 4 a 12 meses De 12 a 16 horas por cada 24 horas, incluidas las siestas
De 1 a 2 años De 11 a 14 horas por cada 24 horas, incluidas las siestas
De 3 a 5 años De 10 a 13 horas por cada 24 horas, incluidas las siestas
De 6 a 12 años De 9 a 12 horas por cada 24 horas
De 13 a 18 años

De 8 a 10 horas por cada 24 horas

Algunos adolescentes duermen más horas.

Adultos 7 A 8 horas por noche o más

 

* Todos somos mundos diferentes, estos valores son sólo de referencia y en caso de problemas, se debe evaluar cada caso particular.

Recomendaciones a los padres

Aquí te dejo algunas recomendaciones que puedes aplicar de inmediato para favorecer el período de sueño de los niños, niñas y adolescentes.

Hábitos y Rutinas

Lo más importante es llevar regularmente las mismas actividades como “premonición del sueño”. Al cerebro le gusta saber qué sigue, le gusta tener claro el camino que va a recorrer. Los adultos que somos responsables de niñas, niños y adolescentes de crear, tenemos como función crear, mantener y proteger rutinas, en este caso para que sea posible en el día a día, dormir lo suficiente. Dentro de tus rutinas te sugiero que incluyas y tengas en cuenta:

Un hora en la que se acaba el día: Esto aplica tanto para adultos como para niños en el hogar, lo cual ayuda a establecer límites que protejan el período de sueño. Después de la hora en la que se acaba el día sugiero no recibir más llamadas, ver más pantallas ni ejecutar tareas que no alcanzamos en el día, debería ser una hora “no negociable”. Los celulares tienen una función de ir a dormir implementada, recomiendo mucho usarla.

Pantallas: Los dispositivos con luz azul, como tablets, móviles y computadores, generan en el cerebro el mismo efecto de la luz del día, que nos invita a estar alerta, en actividad y despiertos. Es buena idea apagarlas mínimo 1 hora antes de dormir, pero lo ideal son 2 horas antes, por tanto te sugiero que en tu horario familiar planees el uso de las pantallas antes de la rutina de ir a dormir.

Que la rutina de ir a dormir sea familiar: Es decir que todos estén incluídos e involucrados con la hora de ir a dormir, no es buena idea “dormir los niñ@s y hacer otras actividades después”, si ese es el caso, lo que recomiendo es levantarse horas antes.

Leer antes de dormir: El cerebro necesita un espacio para relajarse. La oportunidad que dan los libros de imaginarse lo que el autor nos está transmitiendo es un herramienta perfecta para permitirle al cerebro relajarse, hay estudios que demuestran que leer antes de dormir favorece diversas habilidades mentales y previene enfermedades en adultos.

Rutina de estudios: Es importante tener un horario para estudiar y respetarlo, recomiendo tener una rutina clara de estudios, y que la hora de hacer tareas también se acabe, a propósito el título de este artículo hace una pregunta que los padres nos hacemos constantemente, ¿mejor que duerman o que terminen la tarea? El sueño es una función neuroprotectora que permite al niño o niña en desarrollo el equilibrio en sus actividades, mi sugerencia es mejor dejarlos dormir y ocuparnos de evaluar por qué se llega a necesitar tanto tiempo para las tareas, y solucionar mejor ese tema. Nosotros como padres decidimos reforzar la lectura y las matemáticas a diario durante períodos cortos pero todos los días, esto crea una ventaja al momento de hacer tareas, da rapidez y facilidad, entre otros muchos beneficios, para ello elegimos a Smartick, un programa con el que estudian 15 minutos diarios, esto les provee una ventaja y a nosotros como padres la tranquilidad de saber que siempre están practicando de una forma tranquila y al ritmo de cada uno. ¡Te los recomiendo a ojo cerrado! Ver tarifas.

Organización: Tanto para adultos como para niños y niñas, no hay peor sensacion que llegar después de un día atareado y encontrarse un cuarto desordenado con una cama sin hacer y tener que ponerse a ordenarlo antes de dormir, esto además de generar una carga emocional negativa en contra del gusto por el orden y limpieza, retrasa la hora de ir a dormir. Lo mejor es tener dentro del horario familiar una rutina en la cual el orden del cuarto esté mejor en la mañana, el premio será llegar a un cuarto limpio, también te recomiendo tener la posibilidad de tener una luz tenue y un entorno tranquilo, libre de ruido a la hora de ir a dormir.

Alimentación

Me preguntarás, ¿qué tiene que ver la alimentación con el descanso y el aprendizaje? y la verdad es que tiene mucho que ver, para ser prácticos te doy dos recomendaciones principales:

Cuidado con el azúcar: Mi primera recomendación es tener mucho cuidado con el consumo de azúcar, especialmente en la cena, no es necesario el consumo de azúcar adicionado en los niños, niñas y adolescentes y antes de dormir, el azúcar estimula para seguir en actividad y definitivamente retrasa el sueño. 

Cena: Sugiero que la cena sea mínimo 1 hora antes de dormir, y un menú suave, sin muchos carbohidratos o azúcares para propiciar que el proceso de digestión sea más rápido y así favorecer el inicio del período de sueño. Hay ciertos alimentos que también ayudan a conciliar el sueño, como la manzana (sin azúcar adicionada) o las aguas aromáticas en especial la manzanilla y el cidrón.

Emociones

El cerebro está especialmente “sensible” antes de ir a dormir, el cansancio del día y la expectativa del día siguiente colaboran en esta sensibilidad. Al respecto sugiero:

Evitar peleas: Las discusiones no son siempre contraproducentes y hay momentos que es necesario confrontar, sin embargo es importante saber que las peleas antes de dormir son muy perjudiciales tanto para el sueño como para la salud emocional en general.

Castigos: Los castigos relacionados con la cama generan un grave daño para la higiene del sueño, por ejemplo castigar relacionando la cama con el sitio donde se va después de haber “cometido una falta”, por favor !nunca lo hagamos!, el cerebro debe relacionar cama con tranquilidad, con descanso, con reparación, con recuperación, no con castigos.

Agradecer: El poder del agradecimiento da como resultado un cerebro con más opciones al momento de resolver problemas, cuando vemos lo que sí tenemos y agradecemos por ello, este es el primer paso para aprender a valorar, disfrutar y aprovechar lo que tenemos, así que agradecer además de ser valioso éticamente, también lo es para la salud emocional.

Es valioso fortalecer, como madres, nuestras habilidades gerenciales, y con este artículo espero darte elementos para tomar mejores decisiones a la hora de negociar el tiempo de dormir tanto para adultos como en niños, niñas o adolescentes y evalúes el beneficio-costo de cada actividad. Me encantará leerte en los comentarios. Sigue en contacto con nosotros también en nuestras redes, solicita nuestro portafolio de talleres y conferencias a info@andream224.sg-host.com/site.  Te invito a que compartas este artículo a quien creas que le puede ser de utilidad, entre todos podemos colaborar con consejos prácticos para ayudar a nuestros niños, niñas y adolescentes.

Escrito por Andrea Mora