57 3052944596 info@cerebration.com.co

La repetición y la práctica: La clave del aprendizaje

“Yo no temo al hombre que ha lanzado 10,000 patadas diferentes, yo temo al hombre que ha lanzado una misma patada 10,000 veces” ― Bruce Lee

Y es que nuestro cerebro definitivamente lleva a memoria de largo plazo lo que repetimos, por esto hay otro proverbio que dice que la “práctica hace al maestro”, sin embargo nos cuestionamos también acerca de las condiciones en las que realizamos esa práctica y en esa repetición. Recuerdo la época del colegio, en la que estudiamos materias con un horario establecido; desde muy niña me gustaban las matemáticas, pero por qué no éramos matemàticos todos los que nos graduamos en la secundaria? Teníamos 4 horas a la semana de matemáticas por 11 años!! Es más, por qué olvidé ecuaciones que manejaba tan bien (como dice la canción: “como un físico nuclear”)?

Existe una aclaración que nos aporta la neurociencia, Barbara Oakley nos explica que “el cerebro lleva a memoria de largo plazo lo que repetimos”, sin embargo el tiempo de la repetición importa, la duración del estado enfocado para aprenderlo y la práctica continuada. La neurociencia explica que, el cerebro, aprende algo definitivamente en su nivel experto cuando lo ha repetido 10.000 veces, tal y como ya lo había descubierto nuestro amigo Bruce Lee. Existen unas características para que la repeticiòn sea efectiva:

    • Espaciada:. Esto porque el cerebro necesita un espacio de tiempo para asimilar el conocimiento, el sueño es el mejor aliado para asimilarlo. Es recomendable dejar una noche de espacio entre una práctica y la siguiente. 
    • Recurrente: Práctica continua, el secreto del aprendizaje efectivo, personajes como Santiago Ramón y Cajal dan ejemplo del definitivo poder de la persistencia.
    • Corta: No necesariamente una práctica larga asegura asimilar gran cantidad de contenido, al contrario, periodos cortos pero constantes aseguran llevar a memoria de largo plazo los conocimientos y el espacio entre práctica y práctica permiten asimilarlo para ir construyendo el conocimiento progresivamente.
    • Adaptada: El contenido de la repetición debe estar adaptado a la persona que la està haciendo, cada cerebro es distinto, cada ser humano tenemos ritmos distintos de aprendizaje, por tanto el contenido lo vamos ajustando conforme vamos progresando. 

Son fundamentalmente estas cuatro características las que llevan al cerebro a aprender algo que no se olvide, esto me explica porqué con un bloque de 2 horas de matemáticas en el colegio el Lunes y otras 2 horas el Jueves, no son los estudiantes matemáticos todos, la repetición no era espaciada, ni corta, ni adaptada.

Ahora, siendo madre, analizo muy bien, junto con mi esposo y mis hijos, las herramientas académicas para apoyar su proceso de aprendizaje, nos interesa que aprendan a largo plazo, que disfruten su proceso, y que lo hagan eficientemente. Ellos, por ejemplo, estudian matemáticas de una forma muy divertida y con una herramienta que cumple las características que me interesan: prácticas espaciadas, recurrentes, cortas y adaptadas, entre otras características, con una sesión diaria de 15 minutos aprenden los temas referentes a las matemáticas, la lógica, la geometría y hasta la programación, la herramienta que llevo usando hace 1 año se llama Smartick, y me encanta, ellos trabajan durante 15 minutos diarios en la comodidad de su casa, o en un café internet o en la casa de los abuelos, en fin, en dónde estén, sin faltar fines de semana, y abarcan las exigencias académicas de esta asignatura con gran éxito, ellos se sienten capaces, pues como decía la Doctora María Montessori «Nunca hay que dejar que el niño se arriesgue a fracasar hasta que tenga una oportunidad razonable de triunfar». Mis hijos diariamente triunfan en las matemáticas, hacen un promedio de 80 ejercicios diarios y luego lo aplican en la vida real con toda naturalidad, esta herramienta es realmente extraordinaria, y sumado el tiempo, estudian en la plataforma apenas 1 hora y 45 minutos en la semana, obteniendo resultados evidentes en esta asignatura y con algunos ejercicios extra (que están dentro de esos 15 minutos) que les estimulan su creatividad. 

Así, la neurociencia nos explica, que si existen “formas eficientes de aprender”, te invito a que lo intentes, haz eso que más te gusta sólo 15 minutos diarios, o 10 o al menos 5. Arriésgate a pintar, escribir, bailar, cantar, hacer una rutina en el deporte que te apasione, en fin lo que te guste y compruébalo tú mismo, verás cómo tu cerebro responde como un cohete y en menos tiempo serás uno más al que teme Bruce Lee, pues habrás aprendido una patada tan perfecta, que ni 10.000 patadas distintas te podrán vencer.

-Escrito por: Andrea Mora